THE TORMENTOS 2.0 Aniversario en Niceto Club (+18)

Desde el 28 de Octubre 2022 a las 20:00 hasta las 23:30

Tipo Ticket Valor Cantidad
Entrda General $1.800.-
Entrada General $1.500.-
AGOTADO
Productos para Consumo Presencial
Tragos
Cerveza 330 cc
compra tu consumo anticipado y retiralo en la barra
$300.-
Promo GIN TONIC
2 Gin Tonic x $1500
$1.500.-
Agua Mineral
compra tu consumo anticipado y retiralo en la barra
$350.-
Combo Mumm c/ 2 Red Bull
compra tu consumo anticipado y retiralo en la barra
$4.000.-
Promo CAMPARI
2 Campari con Naranja
$1.500.-
Champagne Norton c/Red Bull
compra tu consumo anticipado y retiralo en la barra
$2.000.-
Promo FERNET
Fernet Cola 2x $1500
$1.500.-
Promo VODKA NARANJA
2 Vodka naranja
$1.500.-
Mostrar más productos
Evento solo para Mayores de 18 Años.

Descripción:

The Tormentos. 20 años en la cresta del tsunami
Invitados: desde USA el guitarrista de los Huntington Cads Chris Barfield tocando junto a El Papu & Los Fantásticos Reverberantes

Los reyes del surf porteños conmemoran sus primeras dos décadas de reverberancia con un salvaje ritual, en octubre, en Niceto Club

¿Por qué nos atrae tanto la música surf? ¿Qué singular ingrediente contendrá ese exótico cóctel sonoro como para cautivar incluso a quienes jamás logramos o, peor, ni siquiera osamos pararnos sobre una tabla en el mar? ¿Será que, precisamente, esta música tiene el poder de transportarnos a sitios donde en verdad nunca estuvimos?

The Tormentos quizás no tengan la respuesta a tal enigma. Pero son quienes, desde Buenos Aires, Argentina –ciudad eléctrica, aún sin playa-, han transpirado sus camisas de bowling más testaruda y consecuentemente los últimos 20 años en busca de alguna pista convincente. Y hay que decirlo: en el camino emergieron con un repertorio, no poco revelador, de joyas de la música surf capaz de esfumar los límites de la realidad y la fantasía, como –esto sí lo sabemos bien- sólo el mejor rock & roll puede hacerlo.

No toda música instrumental con guitarras eléctricas es surf. Ni siquiera lo es cualquier versión de clásicos como “Pipeline” o “Wipe Out”. Sucede que el surf es un estilo a domar, no solo a ejecutar, ni mucho menos a reproducir. En ese aspecto, no casualmente, este ¿género? ¿arte? funciona igual que su deporte de referencia, que consiste en dominar las olas o, al menos (nada menos), en fundirse con la naturaleza, con lo inmanejable por definición, durante unos instantes sublimes, tan técnicos como mágicos.

The Tormentos tienen la técnica y la magia. Acaso luego de sellar un pacto con alguna deidad al mando de las remotas mareas del Pacífico, el cuarteto (en su variable line-up a lo largo de dos décadas) alcanzó a controlar el groove de la base y el pulso de las guitarras de tradición surfista, desde sus inflexiones más sutiles hasta sus explosiones de audio más bestiales. Tales dones los propulsaron internacionalmente: les propiciaron girar por Europa, editar su música en México o Brasil, participar de festivales en las locaciones más remotas, codearse con luminarias internacionales como The Phantom Surfers, Los Straitjackets y el mismísimo Rey del Fuzz californiano Davie Allan (¡!). En otras palabras, The Tormentos supieron ganarse su ticket de ingreso al estrecho círculo rojo de los discípulos de Dick Dale alrededor del planeta.

Es curioso como una música sin palabras comunica sensaciones tan diversas y claras. En los LP y en los conciertos de The Tormentos hay vértigo y hay intriga; puede haber solaz bajo el influjo de una brisa oceánica en el atardecer como puede haber una hecatombe propia de la noche más confusa, con los pies en la arena y la cabeza en otros mundos, otros sonidos.

Entonces… ¿Por qué nos gustan tanto The Tormentos? ¿Qué singular ingrediente contendrá el exótico cóctel sonoro detrás de marav